¿Es válida la cláusula suelo o techo de mi préstamo?

8 Febrero 2013 por Elisabet Planas

REVISTA LLOCS - Febrero  2013 - Núm. 27

Las cláusulas suelo y las cláusulas techo son aquellas que en un contrato de préstamo con pacto de intereses variables, fijan unos límites a esta variabilidad del tipo de interés tanto por arriba como por abajo. Es decir, que en la suelo, si el tipo de interés baja por debajo del valor que se ha establecido en la cláusula, el cliente no se beneficia de la bajada, sino sólo el banco, estando obligado por dicha cláusula el cliente a pagar los intereses que el tipo mínimo previsto en la cláusula suelo le marca.

Des de asociaciones de defensa de los consumidores, así como por algunos tribunales que han dictado resoluciones en este sentido, se ha cuestionado la validez de este tipo de cláusulas por considerar que son abusivas y, por lo tanto, nulas de pleno derecho, que se deben tener por no puestas en el contrato que el consumidor un buen día firmó con el banco.

Según la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, son cláusulas abusivas todas aquellas estipulaciones no negociadas individualmente ni consentidas expresamente, contrarias a la buena fe, que causen, en perjuicio del consumidor y usuario, un desequilibrio importante de los derechos y obligaciones de las partes de un contrato.

A priori, con esta información y con la ley en la mano es lógico pensar que toda cláusula suelo y toda cláusula techo es nula, verdad? Pero la realidad es otra. Si bien la ley establece claramente cuando se entiende que una cláusula contractual es abusiva, no determina que toda cláusula suelo o techo lo sea, sino que serán los juzgados y tribunales los que deberán apreciar dicha condición.

Y la cuestión no es pacífica, créanme. Los juzgados y tribunales no mantienen una posición unánime al respecto, y es por ello que tanto podemos encontrar sentencias que declaren abusivas y, por tanto, nulas este tipo de cláusulas, como sentencias que de acuerdo con las circunstancias del caso, consideren que no lo son. Así, existen sentencias que avalan que la existencia de cláusula suelo sin cláusula techo es abusiva, ya que lo que provoca es que el único beneficiario de la variabilidad del tipo de interés sea el banco (si baja el tipo de interes por debajo del suelo el cliente no se beneficia y en cambio si sube sin límite siempre gana el banco en perjuicio del cliente); así como que la existencia tanto de cláusula suelo y cláusula techo no siempre suponen el equilibrio de las partes en el contrato de préstamo, si estas no són proporcionales la una con la otra (supongamos un suelo muy alto y un techo altísimo), y por tanto son abusivas. Pero también hay quienes consideran que no lo son, bien porque faltan los requisitos para declararla nula, bien porque entienden que la legalidad de estas cláusulas se deriva de la propia normativa europea, que prevé su existencia.